El ex ministro de Finanzas griego Yanis Varufakis relata el clima de amenazas bajo el cual se desarrollaron unas “negociaciones” con las autoridades europeas que tenían dictado su final de antemano: aplastar al gobierno griego para aleccionar a todos los posibles “rebeldes” que pudieran surgir en otros países.
Alexis Tsipras en conferencia de prensa luego de una reunión con los líderes de la Unión Europea, 12-2-15 (François Lenoir/Reuters)

En 2010, el Estado griego perdió la capacidad de garantizar el servicio de su deuda. En otros términos, se volvió insolvente y se vio privado del acceso a los mercados de capitales.

Preocupada por evitar el default de bancos franceses y alemanes ya frágiles, que habían prestado miles de millones de euros a gobiernos griegos tan irresponsables como ellos, Europa decidió conceder a Atenas el más importante plan de ayuda de la historia. Con una condición: que el país procediese a una consolidación del presupuesto (fenómeno más conocido con el nombre de austeridad) de una amplitud jamás imaginada antes. Sin ninguna sorpresa, la operación provocó una caída del ingreso nacional que no tenía precedentes desde la Gran Depresión. Es así como se ponía en marcha un círculo vicioso por el cual la deflación (1), consecuencia directa de la austeridad, hacía más pesada la carga de la deuda y propulsaba la hipótesis de su reembolso al campo de lo quimérico, abriendo el camino a una crisis humanitaria de proporciones.

Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q

Durante cinco años, la “troika” de los acreedores –el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea, que representa a los Estados miembros que habían prestado a Atenas– se empeñó en ese atolladero para el cual los especialistas de las finanzas tienen un nombre: “extend and pretend”, o estrategia del “como si”. Esto consiste en prestar cada vez más a un deudor insolvente como si no lo fuera, con el objeto de no tener que registrar pérdidas sobre sus títulos. Cuanto más se obstinaban los acreedores, tanto más se hundía Grecia en la crisis económica y social y tanto menos se volvía susceptible de ser reformada. Mientras tanto, las pérdidas potenciales de los acreedores aumentaban a más y mejor.

Ésa es la razón por la cual nuestro partido, Syriza, ganó las elecciones legislativas de enero último. Si la población hubiera estado convencida de que Grecia estaba en vías de recuperación, no habríamos sido elegidos. Nuestro mandato era sencillo: acabar con la estrategia del “como si” y con la austeridad que la acompaña, un cóctel que ya había hecho morder el polvo al sector privado griego; demostrar que se podían realizar las reformas profundas que el país necesitaba con el consentimiento popular.

“Negociación” bajo amenazas

Durante mi primera reunión con el Eurogrupo (Chaqueta Niña Desigual Para Desigual Chaqueta qwInaE78F), el 11 de febrero, di a mis interlocutores un mensaje sencillo: “Nuestro gobierno será un socio digno de confianza. Haremos todo lo posible para encontrar un terreno de entendimiento con el Eurogrupo sobre la base de una estrategia de tres puntos, cuyo objetivo es dar respuesta a las dificultades económicas de Grecia: 1) Una serie de reformas profundas que apunten a mejorar la eficacia de nuestras instituciones y a luchar contra la corrupción, la evasión fiscal, la oligarquía y la renta; 2) el saneamiento de las finanzas del Estado gracias a un excedente primario (3) modesto pero viable, que no exija esfuerzos demasiado importantes del sector privado, y 3) una racionalización –o una restructuración– de nuestra deuda, de manera de obtener ese excedente primario y la tasa de crecimiento requerida para optimizar el reembolso de nuestros acreedores”.

Algunos días antes, el 5 de febrero, había hecho mi primera visita a Wolfgang Schäuble, el ministro de Finanzas alemán. Había tratado de tranquilizarlo: podía contar con nosotros para formular proposiciones que fueran no solamente en interés de la población griega, sino en el de todas las poblaciones europeas: alemana, francesa, eslovaca, finlandesa, española, italiana, etcétera.

Por desgracia, ninguna de nuestras nobles intenciones suscitaba el menor interés de la gente que estaba al mando en el seno de la Unión. Íbamos a enterarnos duramente de esto en el curso de los cinco meses de negociaciones que vendrían a continuación…

Con Color Grün Manga Sólido Plumas Mujer Acolchada Cremallera Larga Laterales Sintética Fiesta Bolsillos Invierno Capa Capucha Piel Chaqueta

El 30 de enero, algunos días después de mi nombramiento en el puesto de ministro de Finanzas, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, me hizo una visita. Apenas habían transcurrido unos minutos cuando ya me preguntaba qué pensaba hacer acerca del memorando, el acuerdo que el precedente gobierno había firmado con la “troika”. Le respondí que nuestro gobierno había sido elegido para renegociarlo; en resumen, que íbamos a solicitar la revisión, a grandes rasgos, de las políticas presupuestarias y de las medidas que habían causado tantos estragos en el curso de los últimos cinco años: caída de un tercio del ingreso nacional y movilización del conjunto de la sociedad contra la idea misma de reforma.

La respuesta de Dijsselbloem fue tan inmediata como categórica: “Eso no funcionará. O el memorando o el fracaso del programa”. En otros términos: o aceptábamos las políticas impuestas a los gobiernos precedentes, precisamente aquellas por las que, para impugnarlas, habíamos sido elegidos porque habían fracasado tan lamentablemente, o nuestros bancos serían cerrados. Porque en términos concretos, es eso lo que implica un “fracaso del programa” en el caso de un Estado miembro que se encuentra privado del acceso a los mercados: el BCE corta todo financiamiento a los bancos, que entonces no tienen otra opción más que cerrar sus puertas y poner fuera de servicio a sus cajeros automáticos.

Esta tentativa apenas velada de ejercer un chantaje sobre un gobierno recién –y democráticamente– electo no fue la única. Durante la siguiente reunión del Eurogrupo, once días más tarde, Dijsselbloem confirmó su desprecio por los principios democráticos más elementales. Pero Schäuble logró superar la oferta. El ministro de Finanzas francés Michel Sapin acababa de tomar la palabra para invitar a todos a encontrar un medio de conciliar, por un lado, la validez del acuerdo en vigor y, por el otro, el derecho del pueblo griego a darnos un mandato para renegociar partes importantes del mismo. Al intervenir justo después de él, Schäuble no perdió un instante para poner a Sapin en lo que él consideraba su lugar: “No es posible dejar que unas elecciones cambien cualquier cosa”, zanjó, mientras que una amplia mayoría de los ministros presentes asentían con un gesto de la cabeza. ¿Hará falta aclarar que Sapin no insistió?

Al final de esa misma reunión, cuando preparábamos la declaración común que debía ser publicada, pedí que añadiéramos el término “enmendado” en una referencia al memorando. Se trataba de una frase en la que nuestro gobierno se comprometía a respetar sus términos. Schäuble opuso su veto a mi proposición, arguyendo que no era posible que el acuerdo fuera renegociado con el único pretexto de que un nuevo gobierno había sido electo. Tras algunas horas que transcurrieron tratando de salir de ese atolladero, Dijsselbloem me puso en guardia contra un “inminente naufragio del programa”, lo que se traduciría por el cierre de los bancos el 28 de febrero, si persistía en querer añadir el término “enmendado” en la referencia al memorando. El primer ministro Alexis Tsipras me invitó a abandonar la reunión sin que nos hayamos puesto de acuerdo en un comunicado, prefiriendo ignorar la amenaza de Dijsselbloem, que no fue directamente ejecutada. Pero no era más que una cuestión de tiempo.

Plumas Sólido Color Mujer Cremallera Bolsillos Sintética Fiesta Con Laterales Larga Capa Manga Capucha Chaqueta Acolchada Invierno Piel Grün

Ya perdí la cuenta de la cantidad de veces que esgrimieron ante nosotros el espectro de un cierre de nuestros bancos cuando rechazamos aceptar un programa que había demostrado su ineficacia. Los acreedores y el Eurogrupo se negaban a oír nuestros argumentos económicos. Exigían que capitulemos. Hasta me reprocharon haberme atrevido a “sermonearlos”…

Ésta es, en substancia, la atmósfera en la que se desarrollaron las negociaciones con los acreedores: bajo amenazas. Y no se trataba de palabras en el aire; muy pronto lo comprendimos. Pero no estábamos dispuestos a bajar la guardia o a abandonar la esperanza de que Europa cambiase de actitud.

Un golpe de Estado

Un mes antes de nuestra elección, el gobierno anterior, confabulado con el presidente del Banco de Grecia, a su vez ex ministro de Finanzas del mismo gobierno, había desencadenado una pequeña corrida bancaria, a manera de advertencia.

Algunas semanas después de que entráramos en funciones, el BCE multiplicaba las señales que sugerían que iba a cerrar la canilla de financiación del sistema bancario griego. En el momento más oportuno para el Eurogrupo, esa corrida agravaba así la fuga de capitales, fenómeno que iba a “justificar” el cierre de los cajeros, como nos lo había advertido Dijsselbloem.

La entrada de los tecnócratas en la ronda de las negociaciones confirmó nuestras peores sospechas. En público, los acreedores expresaban su deseo de recuperar su dinero y ver que Grecia procedía a las reformas. En realidad, no tenían más que un objetivo: humillar a nuestro gobierno y obligarnos a capitular, aunque eso significara la imposibilidad definitiva para las naciones prestamistas de recuperar lo que habían aportado o el fracaso del programa de reformas que sólo nosotros podíamos convencer a los griegos de que aceptaran.

En múltiples oportunidades propusimos concentrar nuestros esfuerzos legislativos en tres o cuatro campos, de común acuerdo con las “instituciones”: medidas que apuntaban a limitar la evasión fiscal, a proteger al fisco de las presiones de los poderes político y económico, a luchar contra la corrupción en la atribución de los contratos públicos, a reformar el aparato judicial, etc. Cada vez, la respuesta fue la misma: “¡Por supuesto que no!”. Ninguna ley debía ser votada antes del fin de un examen profundizado de nuestra situación.

Larga Grün Capucha Acolchada Plumas Sintética Capa Laterales Fiesta Sólido Manga Piel Mujer Con Color Invierno Chaqueta Bolsillos Cremallera

Durante las negociaciones en el seno del Grupo de Bruselas (4), nos pedían por ejemplo que presentáramos nuestro plan para reformar el impuesto al valor agregado (IVA). Incluso antes de que hayamos podido llegar a un acuerdo sobre este punto, los representantes de la “troika” decidían pasar a la cuestión de la reforma de las jubilaciones. Apenas habían oído nuestras proposiciones que consideraban desechables y pasaban, por ejemplo, al derecho de trabajo. Una vez barrida nuestra oferta también en ese campo, había que llegar a las privatizaciones; y así sucesivamente. De manera que las discusiones pasaban de un tema a otro sin que pudiéramos ponernos de acuerdo en cualquier cosa ni negociar con seriedad. Durante largos meses, los representantes de la “troika” se dedicaron a obstruir la buena marcha de las conversaciones, insistiendo para que cubriéramos el conjunto de los temas, lo que equivalía a no arreglar concretamente ninguno. Un perro persiguiendo su propia cola no habría sido menos eficaz.

Mientras tanto, sin siquiera haber formulado la menor sugestión y amenazándonos con interrumpir las discusiones si teníamos la audacia de publicar nuestros propios documentos, organizaban la filtración de sus confidencias a la prensa, pretendiendo que nuestras proposiciones eran “débiles”, “mal concebidas”, “poco creíbles”. Con la esperanza de que un día aceptaran sentarse a hablar seriamente y encontrarnos a mitad de camino, no obstante consentimos en participar en esa mascarada.

Para que las negociaciones se hagan en buenas condiciones, también hubiera sido preciso que nuestros interlocutores no estuvieran tan divididos. La posición del FMI se adaptaba a la nuestra en la cuestión de la restructuración de la deuda, pero el Fondo insistía para que destruyéramos lo que quedaba de derecho del trabajo, al tiempo que exigía la supresión de las salvaguardias que protegían a las profesiones liberales. La Comisión resultaba más flexible en las cuestiones sociales, pero no quería oír hablar de restructuración de la deuda. El BCE también tenía su idea de lo que había que hacer. En suma, cada institución exhibía sus propias líneas rojas, las que terminaban por tejer una telaraña en la que nos encontrábamos enganchados.

Por añadidura, debíamos padecer la “fractura vertical” de nuestros interlocutores: de la misma manera que los dirigentes del FMI y de la Comisión tenían prioridades distintas de aquellas de sus esbirros, los ministros de Finanzas alemán y austríaco defendían vías contradictorias con los objetivos fijados por sus respectivos cancilleres.

Lo más agobiante, sin duda, fue asistir a la humillación de la Comisión y de los escasos ministros de Finanzas benévolos para con nosotros. Oír que gente de alto rango en la Comisión y en el seno del gobierno francés me dijeran que “la Comisión debe remitirse a las conclusiones del presidente del Eurogrupo”, o que “Francia ya no es lo que era”, casi me hizo llorar. Sin hablar de mi decepción cuando el ministro de Finanzas alemán me explicó el 8 de junio en su oficina que no tenía el menor consejo que pudiera prodigar sobre el mejor medio de evitar un accidente –una salida del euro– que, sin embargo, hubiera resultado extremadamente costoso para Europa.

A fines de junio habíamos abdicado y aceptado la mayoría de las exigencias de la “troika”. Con una sola salvedad: insistíamos en obtener una leve restructuración de nuestra deuda, sin quita, por medio de intercambios de títulos. El 25 de junio participé en mi anteúltimo Eurogrupo. Allí me presentaron la última oferta de la “troika”, que era “lo tomas o lo dejas”. Nosotros habíamos cedido en nueve décimos de las exigencias de nuestros interlocutores y esperábamos de ellos que hicieran un esfuerzo para que llegáramos a algo que se pareciera a un acuerdo honorable. Por el contrario, ellos eligieron endurecer el tono, sobre el IVA, por ejemplo. Ya no estaba permitido dudar. Si aceptábamos firmarlo, ese texto destruía los últimos vestigios del Estado social griego. Exigían de nosotros una capitulación espectacular que mostrara a los ojos del mundo que nos poníamos de rodillas.

Al día siguiente, el primer ministro Tsipras anunciaba que sometería el ultimátum de la “troika” a un referéndum. Veinticuatro horas más tarde, el viernes 27 de junio, yo participaba en mi última reunión del Eurogrupo, aquella que desencadenó el proceso de cierre de los bancos griegos; una manera de castigarnos por haber tenido la audacia de consultar a la población de nuestro país.

Abierto Tamaño Para Gris Negro Piel Sintética Felpa Delgado Ropa S Mujer color Cálida Oudan Corto De Chaqueta Abrigo 5qnAwUZxxS

En el curso de este encuentro, el presidente Dijsselbloem anunció que estaba a punto de convocar una segunda cita, la misma tarde, pero sin mí. Sin que Grecia estuviera representada. Yo protesté, subrayando que él solo no tenía derecho a excluir al ministro de Finanzas de un Estado miembro de la zona euro, y exigí una clarificación jurídica al respecto.

Después de una breve pausa, el secretariado nos respondió: “El Eurogrupo no tiene una existencia legal. Se trata de un grupo informal y, en consecuencia, ninguna ley escrita limita la acción de su presidente”. Estas palabras sonaron a mis oídos como el epitafio de Europa que Konrad Adenauer, Charles de Gaulle, Willy Brandt, Valéry Giscard d’Estaing, Helmut Schmidt, Helmut Kohl, François Mitterrand y muchos otros habían tratado de crear. De una Europa que yo siempre había considerado, desde la adolescencia, como mi punto de referencia, mi brújula.

Algunos días más tarde, a despecho del cierre de los bancos y de la campaña de terror orquestada por medios corruptos, el pueblo griego proclamó fuerte y claro su “no”. Durante la Cumbre de los jefes de Estado de la zona euro que vino a continuación, impusieron al primer ministro Tsipras un acuerdo que no se puede describir de otro modo que como una rendición. ¿Qué arma de chantaje utilizaron? La perspectiva, ilegal, de una expulsión de la zona euro.P18smpar0601yellow Amarillo Style Concept Algodon Space Pantalón Mujer ZpwS1qwyT

¿Qué importa la opinión que cada uno se haga de nuestro gobierno? Este episodio permanecerá en la historia como el momento en que los representantes oficiales de Europa utilizaron instituciones (el Eurogrupo, la Cumbre de los jefes de Estado de la zona euro) y métodos que ningún tratado legitimaba para quebrar el ideal de una unión verdaderamente democrática. Grecia capituló, pero lo que se deshizo fue el proyecto europeo.

Nunca más ningún pueblo de la región debe tener que negociar en el miedo.

1. Baja general de la actividad: baja de los precios, los salarios y la inversión. [N. de la R.]
2. Reunión de los ministros de Finanzas de los 19 países de la zona euro. [N. de la R.]
3. Situación presupuestaria positiva de un Estado, antes del pago del servicio de la deuda. [N. de la R.]
Suelta Otoño Dama Y Largo Tallas Cuello Mujer Negro X Grandes Vestido Yingsssq Linterna Alto Lino color large Algodón Amarillo Tamaño Invierno Empalme De Para Vestidos Pxqp6T4. Quinteto compuesto por el gobierno griego, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE), el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MES) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). [N. de la R.]

*

Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q Sólido Laterales Capa Piel Manga Color Chaqueta Mujer Acolchada Plumas Invierno Capucha Con Bolsillos Fiesta Grün Cremallera Larga Sintética UZw0x65q
Economista, ministro de Economía griego de enero a julio de 2015, fundador del Movimiento por la Democracia en Europa 2025 (DiEM25).

Traducción: Víctor Goldstein

Vestidos Honor Jaeden Mujeres Gris Dama Tirantes Largo Sin Gasa Fiesta bajo Alto De Noche Vestido YTaqt
EDICIÓN
AGOSTO DE 2015
VER SUMARIO Nº 194Cremallera Plumas Acolchada Laterales Manga Capa Invierno Fiesta Con Bolsillos Sintética Grün Capucha Chaqueta Sólido Piel Larga Mujer Color